Posted by Bunbury febrero - 6 - 2014 ADD COMMENTS

arena-mexico-Rayo-de-Jalisco-Jr-Cien-Caras
Rayo de Jalisco Jr. vs. Cien Caras “La Lucha del Siglo”
Viernes 21 de septiembre de 1990

Una década nueva abriría el apetito con un combate memorable como muy pocos. La emoción y el amor hacía la Lucha Libre ya estaba establecida cuando dos colosos se subieron al cuadrilátero. En medio de la lona, un cartel donde estaba escrito “Arena México” fue honrado con la sangre de los hombres en busca del mayor premio que puede tener un combatiente. La máscara de Cien Caras terminaría en las manos del seminoqueado Rayo de Jalisco mientras las caras nerviosas del público aplaudía el espectáculo que acaba de ver.

Antes de empezar, Cien Caras le propinó un guitarrazo a su rival quien parecía tener perdida la batalla. Entonces pasó lo que siempre ocurría cuando un gigante con un rayo en medio de la máscara luchaba. Las fuerzas imposibles surgieron de algún lugar que pocos poseen. De la astucia de Cien Caras que se vistió como miembro del mariachi que recibió al Rayo hasta la fortaleza mental de quien resultaría ganador. En tiempos donde se empezaba a reconocer a la Lucha Libre mexicana como la mejor del mundo, el país conoció a Carmelo Reyes, ídolo de multitudes con su gesto de papá enojado.

Estigmatizada como una de las zonas más peligrosas de la caótica capital mexicana, todo recuento turístico pone a la Arena México como un inmueble al que se está obligado a visitar a pesar de su ubicación. Afuera hay un sitio donde se tiene que estar con los ojos bien abiertos, donde en 2007 se encontró una camioneta de lujo robada meses atrás en Texas. A pesar de eso, la gente sigue yendo sin que importe cualquier advertencia. El espectáculo amerita cualquier riesgo. La México propicia una tranquilidad nerviosa invitando a que las emociones se desfasen. En los lugares populares, con el frío del cemento o en la butaca cómoda, con la cercanía del escenario, se es víctima de la ebullición que genera el espectáculo.

Bajo las luces tenues está el cuadrilátero, luego hay un camino que recorren los luchadores bajo alguna canción previamente elegida y la presentación de un locutor con voz de propaganda. Con el pecho descubierto, con o sin máscara, se convierte en propietario de nuestra atención. También hay mujeres que se disputan el honor con la furia y el talento de buenas combatientes. En la grada acompañan otras dedicadas a gritar cualquier improperio que en otro lugar, bajo cualquier otra circunstancia, serían insultos graves. Para Morales, ya no existe el carácter mágico de antes. “La Lucha Libre no se está muriendo, está sepultada por no haberle puesto interés al aficionado”, recalca mientras recuerda todo lo que significaba antes, todo eso que en su opinión ya quedó atrás.

arena-mexico-Atlantis-Villano-III
Atlantis vs. Villano III “La caída de la Pantera Rosa”
Viernes 17 de marzo de 2000

El homenaje a esta visión del país está reflejada en las calles. Las fotos en el Paseo de la Reforma junto a Chapultepec muestran la importancia que tiene la Lucha Libre en una sociedad entregada a sus costumbres. Para algunos ficción, para otros un espectáculo de alarido. La Arena México se consolidó como una Catedral donde se venera un legado de hace 80 años. Ese recinto edificado en una zona peligrosa contribuyó para enaltecer más las emociones naturales del mexicano promedio. Después llegó el foráneo para incluirla en la lista de grandes cosas junto con la comida. Entre máscaras y un ambiente sin mucha solemnidad, una idiosincrasia celebra uno de sus cimientos.

El recinto, con sus 17 mil 678 lugares disponibles sobre una superficie de 12 mil 500 metros cuadrados, se convirtió con el tiempo en algo más que un simple entretenimiento. Desde aquel principio con la indiferencia de la gente, hasta los llenos totales para ver a los luchadores, la Lucha Libre tuvo un crecimiento notable gracias a la construcción de la Arena México. “Me atreví a llamarla el Madison Square Garden de la Lucha Libre. Lo común pasaba en la Arena Coliseo, lo extraordinario sucedía en la Arena México”, concluye el Doctor Alfonso Morales, melancólico de los grandes tiempos. Un deseo testarudo de Salvador Lutteroth originó todo. Con la suerte de haberse ganado la lotería, utilizó el dinero para dibujar a La Catedral en una zona marginada. De un antiguo estacionamiento, a la grandeza nacional. La Arena México respira por sí sola, como una reliquia de un imperio esplendoroso, deseando que el futuro fatalista no se concrete.

Tags : , , , , , , , CMLL
Posted by Bunbury marzo - 19 - 2013 ADD COMMENTS

En entrevista para varios medios, Max Linares, mejor conocido como Rayo de Jalisco, dijo que no le gusta ir a las arenas.

images

Muy agradecido por el homenaje que le fue realizado por el CMLL. Asimismo, argumentó que no ha dejado el gimnasio.

Aquí te presentamos el resto de la entrevista.

Tags : , , , , CMLL