Posted by Bunbury abril - 26 - 2014 ADD COMMENTS

186875_grande_G2ox66sL

Pedro El Perro Aguayo dominó por varias décadas los encordados del mundo entero, con un estilo único, engalanado por su inmortal llave conocida como La Lanza. Pocos podrían imaginarse que una carrera tan exitosa iniciara prácticamente por casualidad como lo da a conocer ésta leyenda.

“La verdad mi objetivo no era ser luchador, pero un día saliendo de mi trabajo en una panadería, me invitaron a entrar al gimnasio de la colonia, confiadamente accedí, sin imaginar que lo único que querían mis anfitriones era ponerme una arrastrada y burlarse de mí. Sobra decir que se salieron con la suya, pero lo bueno es que me enseñaron que había un lugar donde podía desquitar mi coraje, originado por la vida diaria; fue tanto el interés, el empeño y el corazón que le puse a este deporte, que empecé a transmitírselo a la gente y entonces me di cuenta que sería una figura de la lucha libre”.

Disfrutando de su retiro, don Pedro recuerda sus inicios y la forma en que fue bautizado como El Perro Aguayo. “Yo quería subir al ring utilizando mi nombre, como Pedro Aguayo, pero la primavera vez que me programaron lo hicieron con el mote del Perro Aguayo, porque decían que era muy perro en el gimnasio y así se me quedó”.

-¿Cuál fue el secreto para tener una carrera limpia en la lucha, alejada de los escándalos?

“Eran otros tiempos, a la gente solamente le interesaba el trabajo deportivo que realizábamos. Respetaban nuestras vidas privadas, en cambio en estos tiempos, veo que cualquier persona cree saber de lucha libre y desconocen el verdadero sacrificio que significa estar en el cuadrilátero”.

-¿Por eso no se interesó en el medio artístico como sucedió con El Santo?

“Para ser francos, recibí muchas ofertas para laborar en el cine, pero gracias a Dios tenía mucho trabajo y si aceptaba una película, tenía que estar muchos meses en una filmación y creo que lo mío, lo que más disfrutaba, era estar en el encordado”.

-¿Qué le dio y que le quitó la lucha libre?

“Me dio la satisfacción de sacar a mi familia adelante y me quitó la posibilidad de estar mucho tiempo con ellos; además de las múltiples lesiones que tengo en todo el cuerpo. Imagínese, son tantas fracturas que ya perdí la cuenta, pero lo que sí sé es que la más peligrosa fue en una lucha de máscara contra cabellera (ante Universo 2000), en la que me aplicaron un martinete y me tuvieron que operar de las cervicales”.

-¿Le gusta cómo evolucionó la lucha libre, digamos lo que ahora se conoce como lucha extrema?

“Todo tiene que ir cambiando; sin embargo, las luchas que realizábamos en el Toreo de Cuatro Caminos eran mucho más sangrientas, aunque no las etiquetábamos como extremas. En cuanto a los equipos que utilizan ahora los luchadores, siento que les falta identidad y les sobra colorido”.

-¿Usted quería que Pedro, El Hijo del Perro Aguayo, fuera luchador?

“Muchas veces tuve esa plática con mi esposa, ella siempre me decía que no quería que siguiera mis pasos y había momentos en los que a mí tampoco me gustaba la idea. La lucha es un deporte que exige mucho y no quería que mi hijo pasara lo mismo que yo; sin embargo, muchos padres que lean esto seguramente coincidirán conmigo, en que es un sueño pensar que tus hijos abracen tu carrera profesional, así que un día hable con Pedro y le dije que lo apoyaría en cualquier decisión que tomara. Confieso que estoy muy orgulloso de sus logros”.

-¿Qué le diría a la afición del Diario BASTA!?

“Les mando un saludo a todos los aficionados que me vieron arriba de un ring. Gracias por todo el apoyo que me brindaron a lo largo de mi carrera y como dice mi hijo: Dios perdona, Los Perros no”.

 

Tags : , , , , , , , , , , INDEPENDIENTES